Ruinas del Monasterio Jerónimo de Santa María

4 Ago

Los refranes de este mes de julio y agosto son los siguientes: Julio Caliente, quema al más valiente. En agosto, frío en el rostro.

Para este mes de agosto os propongo una ruta por las cercanías de Espeja de San Marcelino y dentro de su término municipal: la visita al Monasterio de Santa María en Guijosa.

El Convento fue fundado por D. Pedro Fernández de Frías, Obispo de Osma y más tarde Cardenal, en el año 1401. El monasterio se erigió cerca de la Ermita de Santa Águeda, donde ya se alojaban algunos eremitas y aprovechando una fuente que había en los alrededores. Se terminó en el año 1403 y fue habitado por 25 monjes de la orden de San Jerónimo. El Monasterio se encuentra cerca de la localidad de Guijosa en el término municipal de Espeja de San Marcelino. La Iglesia era de principios del siglo XV (gótico tardío), en el siglo XVII ya poseía un claustro donde vivía el convento y otro más pequeño para hospedería.

En el siglo XVI, sobre el año 1525, Don Diego de Avellaneda, obispo de Tuy compró a los monjes el patronazgo de la Capilla Mayor de la iglesia y de una colateral en el crucero con derecho a enterramiento. En las capillas se enterraron Don Diego de Avellaneda en el presbiterio, y sus padres, Don Diego de Avellaneda y Doña Isabel de Proaño, en el crucero de la iglesia, obra de Felipe Vigarny. Al lado del Evangelio enfrente de los sepulcros de los padres de Don Diego de Avellaneda estaba enterrado Don Lope de Avellaneda, pariente del obispo y Comendador.

El estilo del edificio era el gótico tardío y con planta de cruz latina, el interior medía 45 m. de largo y 25 m. de ancho en el crucero. En su interior una verja de hierro cerraba la capilla mayor, su traza era elegante y sencilla. La nave estaba dividida en cuatro tramos, el ábside y el crucero estaban rematados por una cúpula, rebajada la primera y de media naranja el segundo (estilo renacentista). En el lado del evangelio había una portada renacentista. Destacaba el Convento por su colección de cantorales, poseía un escriptorio que abastecía de libros a muchas iglesias y conventos de la provincia (siglos XVI y XVII).

Del gran Convento que fue tan sólo queda una pared en pie, resistió la Guerra de la Independencia y el Trienio Liberal pero no fue capaz de resistir a la Desamortización de Mendizábal. La iglesia permaneció en pie hasta después de la Guerra Civil pero fue imposible resistir a los numerosos expolios que sufrió.

Y ya que estamos en las cercanías de Guijosa demos una vuelta por este bello pueblo. Guijosa se encuentra enclavada en la ribera del río Pilde y es una zona de transición entre la zona de pinares y la Ribera. En sus cercanías se encuentra la única ermita románica del municipio Nuestra Señora de la Concepción, consta de una sola nave más ancha que alta, ábside cuadrado y portada con arquivoltas lisas y dos columnas con capiteles decorados con imágenes de seres fantásticos. En el pueblo también se puede contemplar su iglesia y algunas bodegas en la montaña.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: