Tag Archives: Bailes tradicionales

“San Marcelino” patrón de Espeja

2 Jun

Este mes de junio acaba la primavera y comienza el verano por ello creo que estos refranes son bastante representativos de esta época:

Cuando viene la golondrina el verano está encima.

Junio al principio lluvioso, anuncia verano caluroso.

Junio brillante, año abundante.

 

 

San Marcelino es el patrón de Espeja desde que fue trasladado del Monasterio Jerónimo de Santa María en el término de Guijosa, municipio de Espeja, tras la desamortización de Mendizábal y su posterior abandono por los monjes jerónimos, esto debió de ocurrir a finales del siglo XIX (1850-1870), la iglesia permaneció en pie hasta después de la Guerra Civil.  Este Monasterio Jerónimo fue fundado en el año 1401 por carta de donación otorgada en Segovia, por D. Pedro de Frías, cardenal y obispo de Osma. En realidad lo que se conserva es una arqueta con los restos del santo, en el pueblo se le tiene gran veneración.

 

  San Marcelino en la urna

 

Las fiestas patronales son el día 2 y 3 de junio, como dicen en el pueblo: “Haga frío o calor San Marcelino el día 2”.  Antiguamente la víspera de la fiesta se hacía una hoguera en lo alto de los Vahijuelos y más tarde ésta se trasladó a las eras, al lado de la casa del médico. Esta hoguera era conocida con el nombre de Luminaria. También había baile en la era (actualmente esta costumbre se ha perdido)

El día 2 por la mañana los mozos eran los encargados de dar las Dianas, acompañados de los Gaiteros por todas las casas del pueblo, la gente les invitaba a pastas y a una copa de moscatel o aguardiente. Hoy los gaiteros acompañan a la gente a la iglesia, normalmente son los gaiteros de Fuentearmegil o últimamente de Casarejos y de la Diputación provincial. Una vez finalizada la misa en honor al Santo Patrón, se le saca en procesión, recorriendo la calle de la Escuela y dando la vuelta por el antiguo corral de los burros en dirección a la calle Real hasta la iglesia. Antes de entrar la procesión se detiene en el rollo y los gaiteros tocan jotas, es el momento en el que los vecinos le bailan la jota de cara al santo. Una vez finalizadas las jotas se subastan los bandos (banzos) y se vuelve a meter al santo dentro de su hornacina. (Hay algún devoto o devota que de una lismosna por alzar el bando derecho de San Marcelino.. 100 euros a la una, 100 euros a las dos, hay quien de más, pase el que sea).

 

 

A la misa por San Marcelino acuden varios párrocos de las localidades vecinas y a veces el obispo de la provincia. También viene gente de los pueblos que conforman el municipio.

Por la tarde se siguen celebrando los juegos populares que como siempre están compuestos por la brisca, el guiñote, la calva y la tuta. Los antiguos juegos de pelota a mano se han perdido irremediablemente. También había juegos para los niños (coger un duro de una sartén untada con aceite, meter la cabeza en cubos con agua, carreras, piñatas,  etc.). Al anochecer y por la noche el baile estaba amenizado por diferentes orquestas, unas tocaban mejor y otras peor, pero era muy agradable oir su sonido, ya que se notaba que había ambiente festivo. Actualmente se ha sustituido por música enlatada y se guarda la orquesta para el fin de semana.

Tengo muy buenos recuerdos de estas fiestas ya que era típico estrenar vestido, cosa que me ponía muy contenta, también recuerdo los borrachos que vendían los confiteros de Arauzo con especial cariño, así como las almendras garrapiñadas, las rosquillas, etc. Sólo de pensarlo, se me hace la boca agua, y los diferentes puestos con chucherías y una especie de tómbola ambulante. La gente bailaba pasodobles, jotas y toda clase de música. Hoy los tiempos han cambiado y el pueblo se ha ido despoblando.

 

   

Entrada a la iglesia de Espeja

 

Todos estos días se han voleado y repicado las campanas en señal de fiesta, es muy agradable oir el sonido de las campanas, sobre todo cuando tocan melodías alegres ya que te anima el corazón, mi madre me llama por teléfono y escucho su sonido y aunque no he podido ir me ha producido una inmensa alegría el escucharlas.

Anuncios