Tag Archives: Canciones populares

Canción de “Boda”

15 May

Uno de los mejores recuerdos de mi infancia está ligado al mes de mayo. Mayo era el mes de las flores, de la llegada de los vencejos y de las golondrinas, lo que significaba alegría, ya que el frío invierno había pasado y los calores nos permitían salir más de casa, y como no de la recogida de las flores para llevárselas a la Virgen. Las niñas éramos las encargadas de hacer los floreros y las coronas de “pitones”, unas flores que crecían en la mata (dehesa para las vacas y mulas) y que tenían el tallo bastante duro pero maleable. Lo peor era que todos los días teníamos que rezar un interminable rosario.

 

Prado de Espeja en primavera

 

Mayo también es el mes de las comuniones y de las bodas. En Espeja de San Marcelino, desde antiguo, era costumbre que a la novia se le cantase una canción como Despedida de Soltera. A despedir a la novia, la víspera de la boda, iban todas las mujeres solteras, también los niños a los que se les daba pan con vino. A mi madre cuando se casó unos primos les dieron un paseo en un carro tirado por vacas, a unos les llevan en carrozas y a mi madre en carro. Era típico celebrar la boda con los familiares, ésta duraba 2 días y en la boda de mis padres se mataron gallinas con las que se hizo paella y cuatro ovejas para dar de comer a todos los invitados. Era típico que la mujer se casase de negro y también el hombre, mi madre llevaba un bonito vestido negro y un abrigo porque era noviembre, mi padre llevaba un sencillo traje, los dos estaban muy guapos y felices ya que eran muy jóvenes, sobre todo mi madre.

 

 

Aquí os dejo la canción:

 

Despedida de Soltera

 

A tu puerta hemos llegado,

seis o siete compañeras,

a despedirnos de ti,

y a darte la enhorabuena.

 

Si es gusto de los señores,

que a la novia cantemos,

saldrá una voz por el aire,

y si no nos marcharemos.

 

Ya nos han dado licencia,

los señores para cantar,

levantemos nuestras voces,

no nos sirve acobardar.

 

Buenas noches a la una,

buenas noches a las dos,

buenas las tengan ustedes,

mis compañeras y yo.

 

Ya nos han dado licencia,

los señores para cantar,

demos la enhorabuena,

a todos en general.

 

Ventana por qué no te abres,

balcón por qué no te cierras,

novia (nombre) por qué no sales,

para darte la enhorabuena.

 

Novio (nombre) lo que te encargo,

que la trates bien tratada,

que la han tenidos sus padres,

bien vestida y bien calzada.

 

De casa del Sr….(nombre del padre del novio),

ha salido un pajarito,

 y a casa del Sr… (nombre del padre de la novia),

ha venido a hacer el nido.

 

A ti te encargo novio (nombre),

que no la hagas sufrir,

que la han tenido sus padres,

guardadita para ti.

 

Lo que te encargo novio (nombre),

que no le des que hablar,

que la han tenido sus padres,

como rosa en un rosal.

 

Mañana por la mañana,

en  este portal regado,

te echarán la bendición,

los padres que te han criado.

 

Mañana por la mañana,

en este portal barrido,

te echarán la bendición,

los padres que te han querido.

 

 A ti te digo novio (nombre),

que la trates con cariño,

no le des pan de centeno,

que ella lo come de trigo.

 

La calle arriba ha subido,

pisando espinas y abrojos,

solo por venir a verte,

novia (nombre) de tus ojos.

 

Debajo de tu ventana,

tiene la perdiz el nido,

y yo como perdigón,

a tu ventana he venido.

 

Del cielo bajó una carta,

escrita con perejil,

la ha enviado Dios del cielo,

que no la des que sufrir.

 

Mañana por la tarde,

al señor cura/juez de aquí,

cuantos suspiros darás,

para decirle que sí.

 

Adiós compañera nuestra,

que te vas de nuestro lado,

ponte un pañuelo en los ojos,

no te despidas llorando.

 

Lilo en flor 

 

Aunque la canción es antigua promueve unos valores que están muy presentes hoy en día, en muchas de las estrofas se le pide al novio que no la maltrate y que la trate con cariño, comparan la casa de la novia con un nido del que ha formado parte y que al igual que los pajarillos debe abandonar para formar su propia familia. Esta canción fue cantada por última vez en el año 1997 cuando se casó una prima mía, no sé si se sigue cantando pero la verdad es que me emocionó tanto la canción como la boda.

Anuncios

Una canción de Carnaval

6 Mar

Este año el Carnaval ha caído muy tarde y no como suele ser normal otros años que se suele celebrar en febrero. Este fin de semana comienza la fiesta y acaba el día 9 de marzo  con el “Entierro de la Sardina”.  Estas fiestas se celebran desde antiguo y parece ser que tienen un origen pagano, con la llegada del cristianismo a partir del miércoles de ceniza comienzan los 40 días de Cuaresma que prohibe comer carne los viernes, excepto si pagabas la bula (por lo menos antiguamente era así). Mi madre y mi padre me han contado que cuando ellos eran jóvenes en estas fiestas era costumbre sacar  “La Vaca Romera” para asustar a los niños, el disfraz se hacía con una escalera, unos cuernos, una sábana pintada de vaca y cencerros y esquilas atados a los lados y en el cinturón de la persona que se disfrazaba para que hicieran ruido.

 

Espeja vista desde La Sierra

 

Cuando yo era pequeña subía a la parte de arriba de la casa (la cámara) donde mi madre guardaba ropa antigua y solía disfrazarme con un vestido largo de gasa lleno de botones y una pamela. Los pocos niños que quedábamos en el pueblo nos reuníamos para cantar la siguiente canción que todavía guardo en su papel original y de ello ya han pasado 30 años o más.

 

El Martes de Carnaval,

de gitana me vestí,

me fui al salón de baile,

por ver a mi novio allí.

 

Me dijo: gitanilla digamé con salero,

la gracia que tengo yo,

la gracia que tienes tú,

que eres un chico muy guapo,

pero muy camelador.

 

Camelas a dos mujeres,

ésas te las digo yo,

a una morena muy guapa,

y a una rubia como yo.

 

Si te casas con la rubia,

has de ser muy desgraciado,

casaté con la morena,

y serás afortunado.

 

Otra costumbre que se ha perdido era la de arreglar los caminos. El Regidor del pueblo avisado por el alcalde debía dar la orden a los Escancianos (dos recién casados) para que convocasen a todos los hombres para el arreglo de los caminos vecinales. Antes de volver y una vez acabado el trabajo se hacía una merienda con la comida que habían traído cada uno de su casa. A la vuelta era costumbre tocar las campanas y reunirse en la CASA VILLA (Ayuntamiento) para beber. Los escancianos llevaban dos o tres cántaros de vino e invitaban a todos los hombres (una costumbre un tanto machista, pero eran otros tiempos). Este día también era típico sembrar árboles.

 

“Domingo Gordo” en Espeja de San Marcelino

2 Mar

 

 

El Domingo Gordo es el domingo anterior al martes de Carnaval, por lo tanto este año caería el día 6 de marzo. Cuando yo era pequeña para los niños del pueblo, éste era uno de los días más importantes del año. Desde antaño era costumbre que todos los niños unos días antes del Domingo saliesen cargados con la Bandera de España (yo recuerdo que pesaba bastante) a recorrer el pueblo y últimamente también Orillares (el pueblo cercano) pidiendo por las casas. Se llamaba a las puertas de las casas y se decía: ¿Qué prefieren que cantemos o que recemos?, supongo que sería por si se había perdido algún familiar recientemente.  A cambio de ello la gente nos daba lo que tenía: huevos, patatas o dinero. Con todo lo recogido nos reuníamos en el comedor de la escuela para hacer una gran comida y cuando éramos menos nos reuníamos en la casa de una amiga y su madre que es una gran persona cocinaba para todos. Con el dinero que nos daban comprábamos aceitunas, mahonesa, flanes, etc, y solíamos comer ensaladilla rusa o paella. También a veces hacíamos churros en casa de una tía mía. Actualmente esta costumbre al igual que otras muchas ya no se celebra.

He podido recoger la canción que cantábamos preguntando a varias personas del pueblo y sobre todo a mi hermana mayor que es la que me ha cantado la mayoría de las estrofas (no sé si es correcta o no, pero más o menos decía esto):

 

“Domingo Gordo”

 

Ya han venido las carnestolendas,

señoras mujeres,

y a los que se explican,

que los niños que van a la escuela,

aplican forrajes para sus comidas.

 

Si no saben lo que son forrajes,

se lo explicaremos con mucha armonía,

longanizas, chorizos y huevos,

y otras cosas que en la casa habitan.

 

Alto, alto señor capitán,

con la bandera en la mano,

procuren darnos algo,

que ya las gallinitas,

se van escabezando.

 

Nos hemos embarcado,

de Madrid para Toledo,

vinieron los ladrones,

nos robaron el dinero,

lo poco que nos quedó,

compramos un gallo negro,

el gallo tenía una tacha,

que se nos venía muriendo.

 

Este gallo que mal canta,

que le duele la garganta,

de comer avena ajena,

de los niños de la escuela,

y por eso manda el rey,

que le corten la cabeza.

 

Por dios le pido patrona,

que si nos puede usted dar,

que es la jornada muy larga,

y tenemos mucho que andar.

 

Si va usted a cortar tocino,

corte usted un poco más arriba,

no se corte usted los dedos,

que somos mucha cuadrilla.

 

La canción también podía empezar de esta forma:

 

Somos niños de la escuela,

que venimos a pedir,

Dios nos dé salud y gracia,

para poderlo cumplir.

 

Tengo muy buenos recuerdos de aquellos tiempos ya que como éramos pocos niños la gente se ponía contenta al vernos y nos sacaban pastas para celebrar con nosotros la visita. En otros pueblos como en Navaleno celebran El Jueves Lardero.

 

  Espeja nevada

 

 

“Las Marzas” en Espeja de San Marcelino

2 Mar

 

Rollo de Espeja de San Marcelino

 

La noche del 28 de febrero al 1 de marzo los mozos del pueblo tenían la costumbre de reunirse para comer huevos y cantar una serie de estrofas conocidas como Las Marzas, actualmente participan también casados. Estas fiestas tienen un origen muy antiguo, ya que parece ser que las celebraban los pueblos celtibéricos antes de ser conquistados por los romanos. Se trataba de conmemorar el inicio del año, el nacimiento de la primavera y rendir culto a la mujer.  Las marzas comienzan pidiendo a las damas que se asomen a la ventana para escuchar los cantos  y más tarde se enumeran 7 meses del año subrayando los aspectos más típicos de cada uno de ellos, también a lo largo de las estrofas se va describiendo el cuerpo de la mujer. Las Marzas se siguen cantando en las provincias de Burgos, en Cantabria, norte de Palencia y pueblos sorianos limítrofes con Burgos, ya que antiguamente estos pueblos pertenecieron a la provincia de Burgos. En mi pueblo antiguamente cuando había más mozos solteros se dividían en dos grupos y unos cantaban una estrofa y los otros les respondían con otra. Antes de la llegada de la media noche se reunían normalmente en el bar y solían llevar huevos cocidos o fritos para comer, la mayoría se comía una docena, los huevos podían ir acompañados de escabeche y también se bebía vino. Con las cáscaras de los huevos se hace un collar y se cuelga en la Cruz que corona el Rollo de la Villa, en él permanece hasta el año siguiente si el mal tiempo y el viento no se encargan de tirarlo.

 

 

Aquí os dejo Las marzas:

 

 Asomaos damas a vuestras ventanas, que oiréis cantar estas lindas marzas.

Asomaos damas a vuestros balcones, que oiréis cantar a vuestros corazones.

Esta noche entra Marzo, de  media noche abajo.

Sale Marzo y entra Abril, con las flores a relucir.

Sale Abril y entra Mayo, con las flores en la mano.

Sale Mayo y entra Junio, con las hoces en el puño.

Sale Junio y entra Julio, segando más a menudo.

Sale Julio y entra Agosto, con las pajas en el rostro.

Sale Agosto y entra Septiembre, ¡oh! que lindo mes es éste.

Que se coge pan y vino, y para siempre durará,

pan y vino no faltará.

Mes de Mayo, mes de Mayo, mes de los lindos calores,

cuando los enamorados, andan en busca de amores.

Unos con dulces naranjas, otros con agrios limones,

otros con buenos dineros, que aquéllos son los mejores.

Esa tu cabeza, ¡oh! que pequeñita,

que en ella se forma, una palomita,

una palomita.

Esos tus cabellos, son de oro fino,

donde yo me enredo, cuando en ti imagino,

en ti imagino.

Esa tu frente, un campo de guerra,

donde el Rey de España, clavó su bandera,

clavó su bandera.

Esas tus cejas, un poco arqueadas,

que  a la luna nueva, le son comparadas,

le son comparadas.

Esos tus ojos, dos bellos luceros,

que alumbran de noche a los marineros,

a los marineros.

Esos tus carrillos, peras de Aragón,

que yo las comiera, con buena sazón,

con buena sazón.

Esa tu nariz, un filo de espada,

que a los corazones, sin sentir les pasa,

sin sentir les pasa.

Esa tu garganta, tan clara y tan bella,

que el agua que bebe, se clarea en ella,

se clarea en ella.

Esos tus dientes, lengua encarnada,

lengua encarnada.

Esos tus brazos, son dos picaportes,

que entre cielo y tierra, siento yo los golpes,

siento yo los golpes.

Esos tus dedos, cargados de anillos,

que para mí son cadenas y grillos,

cadenas y grillos.

Esos tus pechos, son dos fuentes claras,

donde yo bebiera, si tú me dejaras,

si tú me dejaras.

Esa tu cintura, bien acinturada,

como un mimbre de oro, cortado en la playa,

cortado en la playa.

De la cintura “pa” bajo, no se puede pronunciar,

porque allí se encuentra su Real Majestad,

su Real Majestad.

Esos  tus muslos, de oro macizo,

donde se sostiene, todo el artificio,

todo el artificio.

Esas  tus piernas, de medias azules, ligas encarnadas

que parecen las perdices que van por cañadas,

que van por cañadas.

Esos tus pies, hechos al compás,

que se abren y se cierran, sin perjudicar,

sin perjudicar.

Y con ésto y otra, huevos a la cesta,

y con ésto y otra, huevos a almorzar,

huevos a almorzar.

 

Este mes los refranes que se me ocurren son los siguientes:

 

 

Cuando Marzo mayea, Mayo marcea.

Marzo lluvioso y Abril ventoso, hacen a mayo florido y hermoso.