Tag Archives: Las Marzas

“Las Marzas” en Espeja de San Marcelino

2 Mar

 

Rollo de Espeja de San Marcelino

 

La noche del 28 de febrero al 1 de marzo los mozos del pueblo tenían la costumbre de reunirse para comer huevos y cantar una serie de estrofas conocidas como Las Marzas, actualmente participan también casados. Estas fiestas tienen un origen muy antiguo, ya que parece ser que las celebraban los pueblos celtibéricos antes de ser conquistados por los romanos. Se trataba de conmemorar el inicio del año, el nacimiento de la primavera y rendir culto a la mujer.  Las marzas comienzan pidiendo a las damas que se asomen a la ventana para escuchar los cantos  y más tarde se enumeran 7 meses del año subrayando los aspectos más típicos de cada uno de ellos, también a lo largo de las estrofas se va describiendo el cuerpo de la mujer. Las Marzas se siguen cantando en las provincias de Burgos, en Cantabria, norte de Palencia y pueblos sorianos limítrofes con Burgos, ya que antiguamente estos pueblos pertenecieron a la provincia de Burgos. En mi pueblo antiguamente cuando había más mozos solteros se dividían en dos grupos y unos cantaban una estrofa y los otros les respondían con otra. Antes de la llegada de la media noche se reunían normalmente en el bar y solían llevar huevos cocidos o fritos para comer, la mayoría se comía una docena, los huevos podían ir acompañados de escabeche y también se bebía vino. Con las cáscaras de los huevos se hace un collar y se cuelga en la Cruz que corona el Rollo de la Villa, en él permanece hasta el año siguiente si el mal tiempo y el viento no se encargan de tirarlo.

 

 

Aquí os dejo Las marzas:

 

 Asomaos damas a vuestras ventanas, que oiréis cantar estas lindas marzas.

Asomaos damas a vuestros balcones, que oiréis cantar a vuestros corazones.

Esta noche entra Marzo, de  media noche abajo.

Sale Marzo y entra Abril, con las flores a relucir.

Sale Abril y entra Mayo, con las flores en la mano.

Sale Mayo y entra Junio, con las hoces en el puño.

Sale Junio y entra Julio, segando más a menudo.

Sale Julio y entra Agosto, con las pajas en el rostro.

Sale Agosto y entra Septiembre, ¡oh! que lindo mes es éste.

Que se coge pan y vino, y para siempre durará,

pan y vino no faltará.

Mes de Mayo, mes de Mayo, mes de los lindos calores,

cuando los enamorados, andan en busca de amores.

Unos con dulces naranjas, otros con agrios limones,

otros con buenos dineros, que aquéllos son los mejores.

Esa tu cabeza, ¡oh! que pequeñita,

que en ella se forma, una palomita,

una palomita.

Esos tus cabellos, son de oro fino,

donde yo me enredo, cuando en ti imagino,

en ti imagino.

Esa tu frente, un campo de guerra,

donde el Rey de España, clavó su bandera,

clavó su bandera.

Esas tus cejas, un poco arqueadas,

que  a la luna nueva, le son comparadas,

le son comparadas.

Esos tus ojos, dos bellos luceros,

que alumbran de noche a los marineros,

a los marineros.

Esos tus carrillos, peras de Aragón,

que yo las comiera, con buena sazón,

con buena sazón.

Esa tu nariz, un filo de espada,

que a los corazones, sin sentir les pasa,

sin sentir les pasa.

Esa tu garganta, tan clara y tan bella,

que el agua que bebe, se clarea en ella,

se clarea en ella.

Esos tus dientes, lengua encarnada,

lengua encarnada.

Esos tus brazos, son dos picaportes,

que entre cielo y tierra, siento yo los golpes,

siento yo los golpes.

Esos tus dedos, cargados de anillos,

que para mí son cadenas y grillos,

cadenas y grillos.

Esos tus pechos, son dos fuentes claras,

donde yo bebiera, si tú me dejaras,

si tú me dejaras.

Esa tu cintura, bien acinturada,

como un mimbre de oro, cortado en la playa,

cortado en la playa.

De la cintura “pa” bajo, no se puede pronunciar,

porque allí se encuentra su Real Majestad,

su Real Majestad.

Esos  tus muslos, de oro macizo,

donde se sostiene, todo el artificio,

todo el artificio.

Esas  tus piernas, de medias azules, ligas encarnadas

que parecen las perdices que van por cañadas,

que van por cañadas.

Esos tus pies, hechos al compás,

que se abren y se cierran, sin perjudicar,

sin perjudicar.

Y con ésto y otra, huevos a la cesta,

y con ésto y otra, huevos a almorzar,

huevos a almorzar.

 

Este mes los refranes que se me ocurren son los siguientes:

 

 

Cuando Marzo mayea, Mayo marcea.

Marzo lluvioso y Abril ventoso, hacen a mayo florido y hermoso.

 

Anuncios