Tag Archives: Naturaleza

El Parque Natural del Cañón del Río Lobos

18 Feb

Este Parque Natural se encuentra enclavado entre las provincias de Soria y de Burgos. Fue declarado como tal en octubre del año 1985, siendo una de las primeras zonas protegidas de Castilla y León. Esta protección comprende no solamente los más de 20 km. del parque sino también su zona de influencia. También ha sido declarado Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA), desde 1987. Tiene una superficie de 9.580 Ha. y abarca los municipios de Ucero, Nafría de Ucero, Herrera de Soria, Casarejos, San Leonardo de Yagüe, Santa María de las Hoyas y Hontoria del Pinar. Al parque se llega desde Soria por la N-234 hasta la localidad de San Leonardo de Yagüe y desde allí se puede tomar la SO 920 en dirección a Casarejos y Ucero o la SO 934 dirección Santa María de las Hoyas hasta el Puente de los Siete Ojos, desde Burgos por la N-234 hasta la localidad de Hontoria del Pinar (puerta norte de entrada al parque). También desde Soria podemos tomar la N-122 hasta Burgo de Osma y desde allí tomando la SO 920 llegamos a Ucero que es la puerta sur del Parque Natural.

  Mirador "El Balconcillo del Río Lobos"

 El Mirador del Balconcillo del Río Lobos

El Río Lobos que nace en la provincia de Burgos es el eje central del cañón y el causante de su erosión. La erosión es doble, la debida al desgaste del propio río y la debida a la disolución de la roca por el agua. El proceso kárstico que se produce en el Parque Natural es debido a varios factores: la naturaleza de la roca caliza, el terreno impermeable debajo de la roca y la alternancia de periodos secos y lluviosos. El viento también ayuda al desgaste de la roca y crea formas caprichosas dignas de admiración, así como el agua de lluvia cargada de anhídrido carbónico que ataca a la roca caliza, tanto en superficie como subterráneamente. En el interior del macizo se originan cuevas o grutas, profundas simas y sumideros. Hay también un complejo sistema de aguas subterráneas y acuíferos.

 

Paredes del Cañón

 

En cuanto a la flora las especies más representativas son las siguientes: en las llanuras encontramos el pino laricio, sabina albar, quejigos y encinas junto con especies aromáticas como el tomillo real, el espliego y la aliaga. En las zonas de matorral crecen los enebros y las  gayubas. En las aguas admiraremos los grandes y bellos nenúfares, la enea y la menta de las aguas que es muy olorosa, así como chopos, alisos, álamos y sauces cerca de los arroyos. En las zonas rocosas y derrubios debido a la escasez de suelo sólo encontramos especies colonizadoras como la Saxifraga cuneata y Teucrium botrys.

Al ser el acantilado el paisaje característico del parque el animal más representativo de su fauna es el buitre leonado que anida en las oquedades de los farallones, sin embargo existen otras especies igual de importantes que el buitre como el águila real, águila perdicera, águila pescadora y águila culebrera, halcón, azor, milano, cernícalo, etc., todas ellas rapaces diurnas. En cuanto a las rapaces nocturnas destacan el búho real, búho chico, lechuza, cárabo y mochuelo. También existen especies propias de ríos y arroyos como el ánade real, martín pescador, truchas y nutrias. En cuanto a los mamíferos destacan el corzo, jabalí, conejo, ardilla, liebre, zorro, garduña y comadreja. Los anfibios y reptiles están encabezados por diferentes especies de víboras, culebras de agua, lagartos, lagartijas y ranas. (Datos tomados de un folleto editado por la Junta de Castilla y León sobre un maratón fotográfico en el cañón).

 

 

Otro de los emblemas del Parque es la Ermita de San Bartolomé (Comunidad de Herrera de Soria, Ucero y Nafría de Ucero), construida en el primer cuarto del siglo XIII en estilo románico o protogótico. Se cree que formaba parte de un cenobio templario (Monasterio de San Juan de  Otero), aunque algunos autores creen que el monasterio estaba en el cerro de Ucero donde se asienta su castillo templario. Parece ser que el sitio elegido para construir la iglesia equidista de los Cabos de Creus (Girona) y Finisterre (Pontevedra) y ha sido habitado desde la Edad del Bronce.  La iglesia tiene planta de cruz latina y está construida en sillería. Las marcas de los canteros en los sillares indican que fueron tallados por manos aquitanas, los llamados Hijos del Maestro Jacques. El crucero es más bajo que la nave central y los hastiales tienen dos óculos con tres roscas y celosías y en su interior cinco corazones entrelazados que dibujan una estrella de cinco puntas invertida cuyo corazón es un pentágono. Los canecillos de la iglesia son figurados y con un significado simbólico: el sol, la luna, un lobo, un mono, un tonel, una H, una pareja, una cabeza humana, etc. La puerta meridional tiene seis arquivoltas apuntadas decoradas con puntas de diamante y rosetas. El lugar es considerado mágico desde la antigüedad y tiene poderes telúricos. La cruz patada de los templarios está tanto en el exterior de la ermita como en el interior en los capiteles.

 

El día 24 de agosto se celebra en este enclave la Romería de San Bartolo y de la Virgen de la Salud con gran afluencia de gente de toda la cormarca, es costumbre que mucha gente se baje en el Puente de los  Siete Ojos y realice el tramo restante andando hasta la ermita (unos 9 km.). En la Cueva, enfrente de la ermita, llamada “Cueva de San Bartolo” se han encontrado restos de cazadores y chamanes de la Edad del Bronce por ello se piensa que este pudo ser un lugar de culto desde la antigüedad.

Anuncios