Tag Archives: Navidad

Feliz Año 2014

23 Dic

Los huertos

Feliz Navidad y próspero Año 2014, espero que este año que entra sea mucho mejor que el anterior.

Árbol de Navidad

Anuncios

Navidades en Espeja de San Marcelino: pasado, presente y futuro

24 Dic

El domingo pasado estaba viendo una película y hablaban del Cuento de Navidad (de Charles Dickens) que tanto me gustaba de pequeña. Creo que todos deberíamos reflexionar sobre lo que ha cambiado el espíritu navideño en estos años. Eso es lo que me propongo, hacer un repaso de como eran las navidades antiguamente en Espeja de San Marcelino, de como son ahora y de como espero que sean en un futuro.

Aquí os dejo mi felicitación navideña, está hecha a mano con recorte de folletos publicitarios.

 

 

Tengo recuerdos maravillosos del pueblo en Navidades. Te acostabas por la noche y a la mañana siguiente todo estaba cubierto de blanco. Me gustaba mirar por la ventana de la cocina acompañada de mi madre, se veía el olmo cubierto de escarcha, de niveve o de agua. Mi madre siempre nos decía: “ya llegan las moscas blancas”. Lo primero que hacíamos era ir a por un árbol al pinar, mi madre no cortaba uno cualquiera, sino que buscaba dos que estuvieran juntos y no se dejasen crecer el uno al otro, y cortaba uno de ellos. En casa poníamos el árbol en el portal y lo decorábamos con cintas y bolas de años anteriores, también era muy típico poner las postales que guardábamos de un año para otro. Mi hermana pequeña que era muy mañosa hacía un Belén de cartón y lo pintaba, también hacía guirnaldas. Yo me ponía muy contenta porque en vacaciones veía a mis hermanas que volvían al pueblo. Por la noche en la cama me contaban aquellos cuentos maravillosos de Andersen y Perrault.

No necesitábamos mucho para ser felices, eran unas Navidades familiares, con nieve y algún que otro turrón y polvorón. Cualquier cosa me hacía ilusión: los cómics que me regalaba una señora, algún regalo que me traían mis hermanas, las muñecas que nos regalaban mis tías, etc. Una de las cosas que más ilusión me hacía era jugar con la nieve y hacer muñecos con ella, las manos se te congelaban pero era tanta la satisfacción que te olvidabas del frío que hacía. Las comidas eran sencillas, guiso de pollo, cordero o cerdo. No había manjares como ahora pero tampoco importaba mucho. También recuerdo con mucha alegría los anuncios de los turrones, sobre todo el del Almendro y su “vuelve a casa por Navidad”.

Cuando era adolescente los recuerdos son otros, se basan en las salidas a los pueblos de los alrededores: Hontoria del Pinar (Torcón) y San Leonardo de Yagüe (Sotanillo), para celebrar sobre todo el Año Nuevo. Las carreteras a veces metían miedo por los hielos y las heladas, pero entonces ¿quién tenía miedo? Volvíamos a casa de madrugada o ya bien entrado el día, helados de frío, pero nos lo pasábamos tan bien que todo merecía la pena. Me encantaba ver las luces, los escaparates, los adornos, me gustaba todo. Pero lo que más feliz me hacía era volver a casa por Navidad.

 

 

Muchas cosas han cambiado desde entonces, ya no nieva como antes o si lo hace no suele durar tanto. El caso es que hace mucho frío, a veces 4 ó 5 grados bajo cero. Si alguien se anima le va a gustar el pueblo en esta época, ya que casi no hay gente y todo está muy tranquilo, es un momento apropiado para disfrutar de la naturaleza: el pinar, los chopos, etc. También se pueden dar largos paseos, hay varias rutas señalizadas. Es un lugar ideal para los niños ya que se puede estar en la calle con toda tranquilidad y jugar por el pueblo, que era lo que yo hacía de pequeña. Hay una casa rural muy bonita en la que os podéis alojar (Casa Rural La Chimenea de Soria).

Las mujeres no han perdido la costumbre de poner un gran Belén y un árbol en la Iglesia. Se sigue haciendo igual que antiguamente, las figuras son las de siempre, sólo cambia la manera de hacerlo. Las comidas son más abundantes que antes y las comodidades mayores, pero yo creo que lo más bonito es que la gente sigue volviendo al pueblo para encontrarse con sus seres queridos.

En cuanto a las Navidades futuras sólo espero que las pueda pasar con mi familia, que la gente siga volviendo para pasar las fiestas y que el pueblo siga existiendo.