Tag Archives: Románico soriano

Ruinas del Monasterio Jerónimo de Santa María

4 Ago

Los refranes de este mes de julio y agosto son los siguientes: Julio Caliente, quema al más valiente. En agosto, frío en el rostro.

Para este mes de agosto os propongo una ruta por las cercanías de Espeja de San Marcelino y dentro de su término municipal: la visita al Monasterio de Santa María en Guijosa.

El Convento fue fundado por D. Pedro Fernández de Frías, Obispo de Osma y más tarde Cardenal, en el año 1401. El monasterio se erigió cerca de la Ermita de Santa Águeda, donde ya se alojaban algunos eremitas y aprovechando una fuente que había en los alrededores. Se terminó en el año 1403 y fue habitado por 25 monjes de la orden de San Jerónimo. El Monasterio se encuentra cerca de la localidad de Guijosa en el término municipal de Espeja de San Marcelino. La Iglesia era de principios del siglo XV (gótico tardío), en el siglo XVII ya poseía un claustro donde vivía el convento y otro más pequeño para hospedería.

En el siglo XVI, sobre el año 1525, Don Diego de Avellaneda, obispo de Tuy compró a los monjes el patronazgo de la Capilla Mayor de la iglesia y de una colateral en el crucero con derecho a enterramiento. En las capillas se enterraron Don Diego de Avellaneda en el presbiterio, y sus padres, Don Diego de Avellaneda y Doña Isabel de Proaño, en el crucero de la iglesia, obra de Felipe Vigarny. Al lado del Evangelio enfrente de los sepulcros de los padres de Don Diego de Avellaneda estaba enterrado Don Lope de Avellaneda, pariente del obispo y Comendador.

El estilo del edificio era el gótico tardío y con planta de cruz latina, el interior medía 45 m. de largo y 25 m. de ancho en el crucero. En su interior una verja de hierro cerraba la capilla mayor, su traza era elegante y sencilla. La nave estaba dividida en cuatro tramos, el ábside y el crucero estaban rematados por una cúpula, rebajada la primera y de media naranja el segundo (estilo renacentista). En el lado del evangelio había una portada renacentista. Destacaba el Convento por su colección de cantorales, poseía un escriptorio que abastecía de libros a muchas iglesias y conventos de la provincia (siglos XVI y XVII).

Del gran Convento que fue tan sólo queda una pared en pie, resistió la Guerra de la Independencia y el Trienio Liberal pero no fue capaz de resistir a la Desamortización de Mendizábal. La iglesia permaneció en pie hasta después de la Guerra Civil pero fue imposible resistir a los numerosos expolios que sufrió.

Y ya que estamos en las cercanías de Guijosa demos una vuelta por este bello pueblo. Guijosa se encuentra enclavada en la ribera del río Pilde y es una zona de transición entre la zona de pinares y la Ribera. En sus cercanías se encuentra la única ermita románica del municipio Nuestra Señora de la Concepción, consta de una sola nave más ancha que alta, ábside cuadrado y portada con arquivoltas lisas y dos columnas con capiteles decorados con imágenes de seres fantásticos. En el pueblo también se puede contemplar su iglesia y algunas bodegas en la montaña.

Anuncios

De Berzosa a Fuencaliente del Burgo

22 Ene

Una vez en El Burgo de Osma no podemos dejar de visitar los pequeños pueblos que pertenecen a su comarca (Comarca Tierras del Burgo). Para ello debemos coger la carretera en dirección a San Esteban de Gormaz y en el primer desvío a la derecha pasado el Hotel Río Ucero tomar una carretera estrecha y sinuosa (SO P 5007) que nos lleva a través de pinares hasta el bello pueblo de Berzosa (12,4 km desde El Burgo). Este pueblo posee uno de los más antiguos ejemplares del románico soriano rural: la Iglesia de San Martín de Tours,  del siglo XI  con una  galería porticada del siglo XII y capiteles historiados interesantes en la portada (como el de los boxeadores). La iglesia fue transformada en el siglo XVII.

Aquí os dejo algunas fotos del pueblo y de su Iglesia.

Siguiendo la misma carretera llegamos a la vecina población de Fuentearmegil, villa formada por los municipios de Fuencaliente del Burgo, Santervás del Burgo y Zayuelas. En 1352, según el libro Becerro de las Behetrías, la localidad era un dominio del monasterio de monjas bernardas de Santa María de Fuencaliente del Burgo.  Villa del Señor Pedro Núñez de Fuente Almexir el leal, encargado de liberar al rey-niño Alfonso VIII, protegido en Soria, y moneda de cambio para las ambiciones de su tío el rey leonés. Es la cuna del único templario soriano de nombre conocido “Fray Fernán Núñez de Fuentearmejir”, que profesó en el Monasterio templario de San Juan de Otero en el Cañón del Río Lobos. La iglesia está dedicada a San Andrés y tiene restos de arquitectura árabe y románica. Tiene dos pequeñas puertas de estilo califal que se descubrieron en su interior durante una obra de acondicionamiento, y un artesonado mudéjar que puede admirarse en el techo. El rollo del siglo XVI, símbolo de la villa, con doble juego de cadenas y tres candados. Se han encontrado tres estelas medievales: una está en el Museo Numantino, otra en la Ermita de San Roque y la última en el frontón. En 1924 los vecinos compraron el Coto Redondo de Fuentearmegil  (formado por los pueblos de Fuentearmegil, Zayuelas, Fuencaliente, Santervás y los despoblados de Santuy, Ribalba y San Juan de Cañicera) al Marqués de Castro Serna, heredero del Conde de Adanero, último propietario del coto, y alcanzaron con ello el derecho a su libertad y a la  de sus descendientes. Tiene una ermita dedicada a San Roque y otra en el despoblado de San Juan de Cañicera, dedicada a San Juan Bautista. 

Son famosos los gaiteros de Fuentearmegil que animan no sólo las fiestas del pueblo sino también las de los alrededores.

A continuación os dejo un vídeo del baile de la rueda en Fuentearmegil.

 

 

Sin desviarnos de la carretera llegamos a la vecina población de Fuencaliente del Burgo, donde podemos visitar los restos del Monasterio de monjas bernardas de Santa María del valle construido en 1175 por Doña Urraca de Avellaneda, arrasado por un fuego en el año 1550 y vuelto a reconstruir con la ayuda de los Avellaneda y del obispo Don Pedro de Acosta para más tarde ser trasladado a Aranda de Duero (1587, llevándose consigo la imagen de la Virgen del Valle). Tiene una Ermita con advocación a la Virgen de los Remedios (debido a los numerosos prodigios que realiza), patrona de Fuencaliente y un manantial de aguas termales llamado también “De la Ermita” porque nace junto a ella, la importancia de esta agua caliente ha dado nombre al pueblo. También podemos visitar el paraje de la sima de la  Torca de la que se cuentan numerosas leyendas. La torca está situada en el límite de Fuencaliente con Santa María de las Hoyas y es un lugar de gran belleza. Se cuentan numerosas leyendas de la torca como que el ejército de Napoleón se cayó dentro engañado por un pastor cuando se dirigían a Somosierra, etc.

Si volvemos a Fuentearmegil y tomamos la carretera SO P 5109 nos dirigiremos al vecino pueblo de Santervás del Burgo. En este pueblo se encuentra “La Villa Romana de los Villares”, situada a 200 m. al  sur del casco urbano, al otro lado del Río Cejos (cerca de su nacimiento), que desemboca en el Río Perales. Esta villa se encuentra situada a medio camino de la Ruta Clunia-Uxama y a 10 km. al este de ella. En sus proximidades encontramos numerosas fuentes que permitían el regadío. Fue declarada Bien de Interés Cultural en 2006 en la categoría de Zona Arqueológica. Destacan en ella sobre todo los mosaicos, la mayoría con motivos geométricos y vegetales, así como algunos figurados con representaciones mitológicas o de animales. La cronología de los materiales hallados abarca desde mitad del s. II hasta el s. IV d. C. (Wikipedia).